Cargando...
 

Pequeña guía de buenas prácticas para reflexiones conjuntas

Consideraciones sobre este proceso y la herramienta a usar.


La intención tras esta iniciativa es la de trasladar los procesos de código abierto a los procesos deliberativos actuales. Los objetivos por tanto son varios:
    -Lanzar propuestas de transparencia, apertura y participación para los tres niveles de la Administración (Estado, Autonomías y Corporaciones Locales).

   -Mejorar y depurar ideas mediante la colaboración. 

   -Proponer un texto con el que seguir trabajando.

   -Señalar carencias de la propuesta gubernamental.

   -Colaborar con otros actores del proceso para enriquecer el texto.

   -Avanzar hacia una administración más abierta.


Proponemos el doble sistema de edición de texto + comentarios, de cara a que la participación sea, dentro de lo virtual, lo más accesible posible y pueda participar el mayor número de gente. Así como para minimizar la exclusión por capacitación (técnica, legislativa,...) o falta de tiempo.    
   

 

Recomendaciones de buenas prácticas para el proceso

Dado que el proceso tiene varias etapas, es pertinente hacer una reflexión temporal de cara a un brainstorming más efectivo.

-Si te es posible reforzar tu aportación o sugerencia con fuentes o ejemplos. El debate resultante será más rico.

-Antes de centrarte en contestar las aportaciones de otros usuarios, plasma las tuyas. Así, en cualquier debate se dispone de las opciones y no solo de las críticas.

-Una vez todos hayamos plasmado nuestras alternativas, podremos plantear combinaciones que incluyan, amplíen o sean ampliadas por ideas ajenas de cara a producir acuerdos y mejoras.

-Estas aportaciones serán finalmente plasmadas en un texto final que recogerá el listado de cambios que se plantean.

Beneficios de aplicar estas buenas prácticas:

 

-Permite todo tipo de colaboraciones así como interactuar con ellas.

-Las aportaciones que hagamos quedan más ordenadas. Esto ayuda tanto a otros a que otros sigan o participen del proceso (al entenderlo más fácilmente) como a facilitar la recopilación de cara a un documento final.

-Segmenta los debates por lo que podemos centrarnos en ellos y evitar bloques.

-Permite debatir y aprovechar las propuestas de todos sin agrandar brechas por capacitación. Esto es, si los primeros en entrar son expertos del derecho, pueden “espantar” a gente menos experta pero con buenas ideas.

-Permite una traza clara del proceso.



En cualquier caso, a la hora de interactuar, tengamos siempre en mente:

  1. El derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  2. El derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.
  3. El derecho a ser escuchado y tomado en serio.
  4. El derecho a juzgar mis necesidades, establecer prioridades y tomar decisiones propias.
  5. El derecho a cometer errores.
  6. El derecho a pedir información y ser informado.
  7. El derecho a ser independiente.
  8. El derecho a disfrutar.
Happy hacking! ;)